+34 985 344 943
aurora@vigilescalera.gallery

CHEMA MADOZ






Aurora Vigil-Escalera Galería de Arte tiene el honor de presentar, del 3 al 30 de noviembre, la exposición monográfica del prestigioso fotógrafo español Chema Madoz, que tendrá lugar en el marco de la XIV Edición de los Encuentros Fotográficos de Gijón, comisariados por Esther Maestre.

Galardonado en el año 2000 con el Premio Nacional de Fotografía, Chema Madoz presenta en esta muestra un recorrido por su trayectoria profesional, desde sus trabajos más emblemáticos hasta sus obras más recientes, protagonizados todos ellos, como viene siendo habitual en su producción fotográfica, por objetos descontextualizados que a lo largo de sus 40 años de carrera se han convertido en auténticos iconos de la fotografía.

Chema Madoz se sirve de estos objetos para crear con ellos verdaderos poemas visuales. Huyendo de sus usos cotidianos, el fotógrafo otorga a estos objetos una vida y un significado completamente nuevos e inesperados, que establecen con el espectador una relación de complicidad.

Para llegar a esa conexión tan inmediata con el público, el fotógrafo ha ido despojándose paulatinamente de lo superfluo hasta fijar su mirada en el objeto, llenándolo de significados diversos y haciendo uso a menudo de una fina ironía y de un incomparable sentido del humor.

 De esta manera, y bajo la mirada y la imaginación inagotables de Chema Madoz, la Torre Eiffel puede convertirse en el tacón de un zapato de mujer, un espejo en la página de un libro, o la tapa de una alcantarilla en un birrete. Todo siempre combinando y transgrediendo los objetos, uniendo imagen y concepto en fotografías en blanco y negro impecablemente ejecutadas.

 Estas imágenes tienen su origen en las vanguardias del primer tercio del siglo XX, en el dadaísmo y el surrealismo, movimientos artísticos que fueron pioneros en jugar de manera sorprendente con los objetos, llenándolos de múltiples significados.

Siguiendo este principio de manipulación de los objetos, no es de extrañar que Chema Madoz rehuya la fotografía digital y el componente tecnológico en sus fotografías. Siempre trabaja en analógico porque así lo reclama su trabajo, porque lo analógico le permite establecer un vínculo con la realidad que no consigue la fotografía digital.

La obra de Chema Madoz ha sido expuesta en importantes galerías y centros de arte nacionales e internacionales como la Real Sociedad Fotográfica de Madrid, el Centro Pompidou de París, el Netherland Photomuseum de Rotterdam, la Fondazione M. Marangoni de Florencia, el Museo de Bellas Artes de Caracas o el Fotofest International de Houston, por citar algunos.

 A su vez, su obra está incluida en prestigiosas colecciones públicas y privadas como la del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la Fundación Juan March, el Museo de Bellas Artes de Buenos Aires, el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, o el Fine Arts Museum de Houston, entre otros.