+34 985 344 943
aurora@vigilescalera.gallery
del 13 de diciembre al 7 de febrero

Javier Torices

En su último trabajo Torices se centra por completo en el mar. La fuerza del agua como reflejo de las emociones y escenas suspendidas en las que solo la luz aporta una noción de tiempo. A diferencia de series anteriores donde la ciudad mantenía el vínculo entre la naturaleza y la construcción humana, en su última obra Torices desdibuja la acción humana en barcos casi imperceptibles, para centrarse en la carga emotiva, el poder y los diferentes efectos que el mar genera sobre nosotros.

El horizonte que se vislumbra al navegar, escenas donde la inmensidad del mar deja entrever un rastro de incertidumbre. Partiendo de la belleza de esa inmensidad, el artista da paso al detalle, una mirada cercana a todos los elementos que la conforman: la espuma, la arena, el oleaje. Un estudio de la naturaleza que parte de un plano general a planos detalle en la que retrata sus elementos y desvelan la acción que se esconde bajo esa calma, la serenidad agitada.

El indiscutible dominio técnico del artista le permite crear un juego en el que la luz es el único elemento diferenciador entre obras que captan el mismo lugar en distintos minutos. Escenas aparentemente suspendidas en el tiempo, desveladas por títulos- “Navegando en Cala Conta 17.23” o “Navegando en Cala Conta 17.41”- que delatan esos lugares como reales y el momento preciso en que se ha inmortalizado esa imagen.

A través del detalle y los matices, Torices capta y refleja la carga emocional del mar en cada pincelada. Imponentes olas rompiendo o el rastro de la marea en la orilla, en todas las escenas el realismo de sus obras se convierte al acercarnos en pinceladas que contienen una fuerte carga de materia, una gestualidad y una intencionalidad capaz de atraparnos y transportarnos a diferentes estados anímicos.