Mariano Matarranz (Madrid, 1952):

Su pintura es plenamente coherente tanto a nivel formal como conceptual, siendo la investigación sobre la materia el principio rector de su estética.

En sus trabajos, las superficies se caracterizan por la combinación de pigmentos y resinas que generan composiciones abstractas de semblante oxidado en las que la corrosión de los materiales evoca el paso del tiempo.

De asentada proyección internacional, Mariano ha mostrado su obra en galerías de Roma, Zurich, Viena, Frankfurt y París. Además de haber estado presente en destacadas ferias como Art Chicago, Art Basel, la Feria Internacional de Arte de Chicago y ARCO, entre otras.

Su pintura forma parte de destacadas colecciones públicas y privadas: Museo Jovellanos de Gijón, Museo de Bellas Arte de Oviedo, Fundación Príncipe de Asturias, Fundación Masaveu, Colección Dove de Suiza, Congreso de los Diputados de Madrid y Embajada de España en Pekín.