Antonio Saura (Huesca 1930 – 1998 Cuenca) ha pasado a la Historia del Arte como uno de los grandes artistas españoles del Siglo XX.

 

Fundador del grupo El Paso (junto a Rafael Canogar, Manolo Millares o Martín Chirino entre otros), Saura se inició en el Surrealismo pero hizo suya la abstracción expresiva y de manera especial su vertiente manchista.

En los brochazos negros y grises sobre blanco volcaba su amargura y su rotundo descontento político y social. Sus disecciones de desnudos, autorretratos, crucifixiones, curas, multitudes o sus reinterpretaciones de obras maestras de sus admirados Goya o Velázquez, protagonizan la mayor parte de una extensa obra representada en los grandes museos europeos de arte contemporáneo.

Realizó innumerables exposiciones en ciudades como: Madrid, Barcelona, Rotterdam, Düsseldorf, Viena, Múnich Cracovia, Estrasburgo, Ámsterdam, Londres o Berlín y su obra se encuentra en los mejores museos y colecciones de todo el mundo como, por ejemplo, en:

Así mismo, recibió importantes premios entre los que destacan: Premio Guggenheim, Nueva York, Premio de la primera bienal gráfica europea (Ersten Europäischen Grafikbiennale), Heidelberg (Alemania), o la Medalla de Oro a las Bellas Artes de España. En 1990 Es nombrado Officier de l’Ordre des Arts et des Lettres, París y en 1995 recibe el Gran premio de la ciudad de París.

Su obra se encuentra en las mejores colecciones y museos de arte contemporáneo de todo el mundo.