Xavi González (Terrasa, 1980) apasionado autodidacta, actualmente reside en Berlín.

Encuentra en la pintura el lenguaje para expresar las verdades más inefables del espíritu, y utiliza diferentes disciplinas humanísticas -la música, el pensamiento, la poesía- para conectar y enriquecer su experiencia creativa. Con referencias a la filosofía de Nietzche o los textos sagrados del Antiguo Testamento, la obra de González quiere transmitir una idea de esperanza en un mundo sobreexpuesto al materialismo.

Ha realizado exposiciones individuales y colectivas en ciudades como: Italia, Croacia, Alemania, Londres, Venecia, Roma, Berlín, Madrid o Barcelona.