+34 985 344 943
aurora@vigilescalera.gallery
del 5 de marzo al 14 de abril

Paisaje Sorpresa: Sergio Femar y Francisco Mayor Maestre

Aurora Vigil-Escalera Galería de Arte tiene el placer de presentar, del 5 de marzo al 14 de abril, “Paisaje sorpresa”un proyecto en diálogo entre Francisco Mayor Maestre y Sergio Femar.

Con un lenguaje plástico rabiosamente contemporáneo, ambos exploran los límites de la pintura y su relación con el espacio. Mediante un planteamiento basado en la contemplación, sus respectivos intereses les llevan a la reflexión y finalmente al estudio y a la creación. Para ambos, la preocupación con el capitalismo saturado de productos consumibles y desechables y la pérdida de la individualidad frente a una homogénea masa urbanística, les lleva a un ejercicio de metamorfosis en el que el color transforma el espacio y un objeto banal se convierte en arte y en filosofía. Los dos artistas se ven irremediablemente unidos por un arte reivindicativo, reflexivo y colorista con un gran énfasis en los materiales y con elementos propios del grafiti.

La infancia y adolescencia de Francisco Mayor Maestre (Madrid, 1990) en Rivas-vaciamadrid estuvo marcada por viajes diarios a la capital en los que observaba los cambios en el paisaje y los márgenes de la ciudad. Ante los territorios dominados por la urbanización desmesurada y la especulación inmobiliaria, Mayor Maestre se ve atraído por el contraste entre esos edificios obreros grises, con su orden indiferente, idéntico e impersonal, y esos pequeños toques de color y de personalidad que se pueden entrever como manifestaciones de la gente que vive dentro. Cortinas, banderas, toldos, se convierten, en la mente del artista, en una reivindicación en contra de la monotonía, un reclamo a la individualidad y una manifestación al paso del ser humano por el mundo.

Las pinturas del artista inundan estas frías fachadas de manchas de color, de vegetación desmesurada, de planos imposibles. Una valla de color estridente se transforma en una reja azul. Una silla toma el primer plano, llevando lo oculto al frente. Incluso esos patrones que parecen escapar de la figuración, nos llevan a medio camino entre la decoración interiorista -un papel de pared- y el arte callejero -una forma más de decorar el edificio, si bien desde fuera-.

La materia constituye la base, tanto física como teórica, de la obra de Sergio Femar (Pontevedra, 1990). Influenciado por la naturaleza cambiante del arte callejero, templada por la serenidad del trabajo en un estudio artístico, la producción de Femar es muy consciente de los elementos físicos y plásticos que la compone, así como de su procedencia.

En su infancia en Pontevedra, Femar recorría a menudo espacios como los astilleros, fascinado por esos materiales que ya habían cumplido su utilidad en la implacable cadena de consumo pero que aún conservan tantas posibilidades. Ahora su obra parte de maderas encontradas, reutilizadas y transformadas en objeto artístico. Esta voluntad de convertir el reciclaje en una parte vital de su discurso surge por una preocupación entorno a la sobreexplotación de recursos y la excesiva velocidad con la que el ser humano consume y deshecha «cosas». El deseo de darles una segunda vida a estos materiales encontrados incorpora a sus piezas una rica historia que se manifiesta en pequeñas formas, hendiduras y texturas que sutilmente guían su disposición final, la aplicación del color e incluso la reacción emocional del espectador.